Deja de buscar el momento perfecto: no existe

Deja de buscar el momento perfecto: no existe

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Autora: Imma Juan
Twitter: @intimind

Métetelo en la cabeza. Es así. Nunca hay un momento perfecto para entrar en acción. Nunca hay un momento perfecto para lanzar ese proyecto, cambiar un hábito, o adoptar uno nuevo (como meditar). Cuando asumas esta realidad, el trabajo que haces cada día te va a cundir más. Te explicamos por qué cuesta tanto dar el primer paso y cómo darlo estableciendo un hábito de meditar mañana y tarde.

“No esperes: el momento nunca va a ser el “momento justo”. Empieza donde estás, trabaja con cualquier herramienta que tengas a mano y a medida que avanzas, encontrarás mejores herramientas. “

Napoleon Hill

“Ahora es demasiado tarde. Necesito más recursos. No tengo bastante capacidad para lograrlo. Estoy demasiado cansado. No tengo tiempo. Los demás lo hacen mejor. No es el momento adecuado. No tengo suficiente talento. Me falta preparación. Tengo demasiado miedo. Nadie me va a ayudar. Voy a fracasar. No tengo dinero..¡suficiente !…”

¿Te suena?

Es fácil salir con excusas y justificar por qué no te pones en marcha. Cuanto más tiempo llenas tu cabeza con argumentaciones y excusas vacías, menos tiempo para dar ese primer paso.

No te pasa sólo a ti. Casi todo el mundo tiene esa especie de sensación (ilusoria) de que “siempre habrá un mañana para hacer el trabajo de hoy”. La sensación de que cuando ocurra no sé qué o cuando tenga esto o aquello mi vida será más fácil y entonces haré lo que quiero hacer.

Nos aferramos de forma automática a esta creencia y procrastinamos constantemente hasta que el trabajo se convierte en una pesada carga.

Siempre falta algo: si no es experiencia, es dinero, o tiempo y recursos de cualquier tipo. Pero es que dentro de un mes o un año tendrás las mismas excusas o incluso más. Es como un bucle. Y si te quedas en él cada vez es más complicado poner esa primera piedra hacia tu objetivo.

Empezar requiere lidiar con la incertidumbre. Salir de tu burbuja personal para hacer un cambio. Para eso tienes que tomar conciencia, autochequearte, porque si no, tu mente siempre elegirá por defecto el camino más cómodo (que puede ser el que tú quieres o no)

“Lo único que se interpone entre tu meta y tú, es la historia que te sigues contando a ti mismo de por qué no puedes lograrla”

Jordan Belfort

La meditación mindfulness es la herramienta.

Cuando practicas mindfulness, en lugar de situarte en momentos futuros hipotéticos, estás en el presente, en lo único que tienes de verdad. Entonces actúas desde ese presente y vas dando pasos hacia tu objetivo.

Meditar es un acto tan simple como sentarse con las piernas relajadas, con la espalda erguida, cerrar los ojos, y centrarse en la respiración.

IN(spira) uno, ES(pira) dos. IN(spira) tres, ES(pira) cuatro…sigue contando hasta llegar a 10 y entonces repite.

No hay nada más.

Perderás la concentración. Te zambullirás bajo una lluvia de pensamientos, agradables o desagradables.

La clave es volver siempre a la respiración. Permite que el aire entrando y saliendo sea tu ancla.

Pronto verás que no es tan fácil como parece.

Que el contenido de tu mente no es un retrato fiel de la realidad.

La meditación te muestra el poco control que tienes sobre tí mismo.

Darse cuenta es el primer paso. Después podemos trabajar para seguir conociendo y recuperar el control de la mente.

La meditación debe ser el primer paso, la primera acción. Si además quieres leer sobre el tema, conocer la experiencia de potras personas, lo que dice la filosofía al respecto, lo que dice la ciencia…hazlo. Pero no sustituyas la práctica por libros. Las lecturas te ayudan a entender. Te encaminan hacia el agua. Pero beberte el agua, interiorizar la práctica, es tu trabajo.

Mindfulness no es algo que te viene dado de fuera. Es una cualidad que tú ya tienes. Practicar meditación formalmente simplemente te ayuda a descubrir esa cualidad y a conectar con ella. Sólo tienes que empezar.

“Comienza donde estás. Esto es muy importante…. Puedes ser la persona más violenta del mundo, ese es un buen punto de partida. Es un lugar muy rico para comenzar: un lugar jugoso, oloroso. Podrías ser la persona más deprimida del mundo, la persona más adicta del mundo, la persona más celosa del mundo. Podrías pensar que no hay nadie más en todo el planeta que se odie a sí mismo tanto como tú. Todos estos son buenos puntos de partida. Alli donde estés, ese es un buen punto de partida”

Pema Chödrön (Comienza donde estás)

Los estudios muestran evidencias de que cuando miramos hacia atrás en nuestras vidas los remordimientos más comunes no son por las veces que nos hemos arriesgado en la vida, sino por las veces en que no lo hemos hecho.

De los muchos arrepentimientos que la gente describe, la falta de acción supera casi el doble a los de la acción.

El mayor obstáculo para muchos de nosotros es simplemente empezar. Tomar esa importante decisión de dar un paso. Esa decisión implica:

1.- Confiar en ti.

2.- Conectar genuinamente con lo que te motiva, lo que de verdad te emociona, tu causa para dar ese paso.

3.- No ir demasiado lejos en el tiempo. Piensa en dar el primer paso y no en todos los que faltan para llegar a tu objetivo.

¡Empieza ahora!

“Es mejor vivir tu propio destino de manera imperfecta, que vivir una imitación de la vida perfecta de otra persona.”

Anónimo, El Bhagavad Gita

Para ya de cuestionarte a tí mismo.

Tu primer ebook, artículo, canción, podcast… lo que sea que hagas, nunca será completamente satisfactorio y perfecto. La autocrítica y la autoduda siempre estarán presentes, y la única solución es simplemente actuar a pesar de ellos.

“A medida que comenzamos a practicar la meditación samatha-vipashyana, siguiendo nuestra respiración y etiquetando nuestros pensamientos, empezamos a darnos cuenta de lo profundo que es soltar esos pensamientos, sin rechazarlos ni intentar reprimirlos, simplemente reconociéndolos como pensamientos violentos, pensamientos de odio,…sean cuales sean. (…) No tienes que transformar nada. Lo que hace falta es simplemente soltar el guión, soltar la historia, y eso no es tan fácil. (…) Empieza ahora, tal y como eres” –Pema Chödrön (Comienza donde estás)

La práctica de mindfulness te permite darte cuenta de ese discurso interior sobre ti mismo, esas historias que hablan de ti y que no siempre son ciertas.

Puedes descubrir que tienes tendencia a pensar que no eres lo suficientemente bueno/a en algo, y que eso te hace renunciar sin siquiera haber empezado. El miedo a tomar riesgos nunca desaparece. Aún así, ser consciente de ese temor te permite convertirlo en algo familiar y te desbloquea. Puedes actuar a pesar del miedo.

Lo importante es persistir.

Si hay algo que te importe profundamente, hazlo. A lo mejor cuando empieces no estás del todo en lo cierto. Pero lo importante es comenzar ahora.

No hay un momento adecuado para nada. No esperes hasta que todo sea perfecto o correcto. Empieza ya.

Cómo desarrollar un hábito de meditación mañana y tarde

Deja de lado las ideas que tienes sobre lo que es la meditación, y simplemente permítete intentarlo.

  1. MAÑANA.

Al salir, toma un momento para mirar hacia el cielo. ¿Cómo se siente tu cuello en esa posición? ¿Te duele o se siente bien? Observa el cielo. ¿Es azul, gris o lluvioso? ¿Hay árboles, nubes o nieve? ¿Qué sonidos escuchas? El canto de los pájaros, el viento que sopla, los ruidos del tráfico… Sólo toma nota de ello. El aire es una mordedura de frío, una suave brisa un golpe de calor en la piel…? Cierra los ojos un momento. A continuación, toma una respiración profunda.

¡Estás meditando! Enhorabuena.

  1. TARDE.

Antes de la hora de dormir, túmbate de espaldas con los brazos a los lados y las palmas hacia arriba. Toma una respiración profunda. Centrate en algo por lo que sientas agradecimiento. Es posible que hayas tenido un día horrible. Aún así, intenta recordar algo que te hizo feliz. No importa lo pequeño que parezca.

Ahora, inhale profundamente y exhala el agradecimiento. Toma por lo menos tres respiraciones muy profundas por la nariz y de la boca.

Este puede ser un buen momento para escuchar una meditación guiada o música que te guste.

Intenta dedicar solamente 10 minutos al día a la contemplación combinada con la respiración profunda, y cuéntanos cómo te va. ¿Qué es lo que te sirve a ti para dar el primer paso?¿Qué es lo que te motiva a empezar?

Foto portada: Dariusz Sankowski (unsplash)

Estilo de vida
TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Autora: Imma Juan
Twitter: @intimind

Artículos relacionados

Por qué la gratitud nos hace más felices según la neurociencia

Por qué la gratitud nos hace más felices según la neurociencia

¿Qué es meditar? 3 motivos para practicar mindfulness

¿Qué es meditar? 3 motivos para practicar mindfulness

17 ejercicios de mindfulness para tu rutina diaria

17 ejercicios de mindfulness para tu rutina diaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *