Cómo mejora mindfulness la comunicación con adolescentes

Cómo mejora mindfulness la comunicación con adolescentes

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Autora: Belén Colomina. Psicóloga
Email: belen@elephantplena.com

Tú ya has pasado la adolescencia, sabes lo que es. y Por eso tenías la seguridad de que ibas a entender a la perfección a tu hija, a tu hijo, cuando llegara a esa delicada edad. Sin embargo, ahora te ves perdiendo los nervios día sí y día también mientras tu peque corta lazos que creías indestructibles. No hay recetas mágicas, pero la situación puede mejorar.

Madre: – Tienes tu cuarto hecho un desastre, parece una pocilga… ¡¿me estás escuchando?!

Hija: – …

Madre: – ¡¿Cuándo piensas ser más ordenada?!

Hija: – Sí…¡déjame ya, mamá!

Madre: – ¡Cómo que déjame ya! ¡Solo te interesan tus whatsapp y tus amiguitas!

Hija: – Ay, qué pesada eres…

Quizá te resulte común esta conversación. Muchos de los conflictos familiares se originan porque no existe una forma efectiva de comunicación. Los hijos crecen y seguimos dirigiéndonos a ellos como si nada hubiera cambiado. Pero ellos ya no son los mismos.

No podéis predecir cómo va a responder vuestro hijo, pero sí podéis saber que, en la medida en que aprendáis a comunicaros mejor con él, él aprenderá a hacerlo mejor con vosotros.

Ser conscientes de nuestra forma de comunicar, de cómo estamos, lo que queremos transmitir a nuestro hijo y de nuestra predisposición para atenderle y escucharle activamente será una de las mejores habilidades que podamos aprender respecto de nuestra comunicación.

Para ello, te invitamos a realizar esta sencilla meditación.

Práctica de meditación para padres de adolescentes

Tómate unos minutos para ti. Elige un lugar tranquilo en el que sentarte con la espalda erguida y los ojos cerrados. También puedes abrirlos, pero recuerda no fijar tu mirada en ningún objeto que capte tu atención.

Ahora es tu tiempo de atención plena, unos minutos en los que puedes reflexionar y atender a tu forma de comunicarte en familia.

Puedes preguntarte:

¿cómo ha sido hoy la comunicación con mi hijo/a?

¿Y, en esta última semana?

¿Me ha gustado?

¿Cambiaría algo?

¿Siento que mi forma de comunicarme me ha permitido realmente conectar con mi hijo/a?

Es importante no juzgarte, simplemente atiéndete para conocerte, escúchate para reflexionar, sentir y aprender.

Y no olvides que esta misma necesidad es la que también tienen tus hijos: no los juzgues, atiéndelos para conocer su necesidad, su emoción.

Si desarrollamos en nosotros el hábito de la atención plena y lo llevamos a nuestra comunicación diaria, podrás desarrollar una comunicación más consciente y, por lo tanto, más eficaz.

7 habilidades de comunicación consciente que te ayudarán a mejorar

1. Utiliza un lenguaje positivo. 1. Los mensajes en positivo van dirigidos hacia el crecimiento y la reafirmación. Fijaos y reforzad en vuestro hijo todo aquello en lo que sí que se esfuerza, sus cualidades y lo que sí es capaz de hacer. Si le ayudáis a creer en él, terminará por creer en sí mismo. Vuestra confianza y valoración de su ser, le ayudará en su autoestima y en su bienestar emocional.

 

2. Al hablar, conservad un tono de tranquilidad, firmeza, mirad a vuestro hijo a los ojos, estad presentes para él. Y, cuando escuchéis, tened presentes las mismas recomendaciones: nuestro cuerpo, nuestros gestos y nuestra mirada no solo hablan sino que también escuchan. Una buena comunicación implica conservar la calma del diálogo compartido, del interés genuino en decir y escuchar, en transmitir y en mostrarnos disponibles para el diálogo.

 

3. Por muy bien que conozcáis a vuestro hijo, es importante que le deis voz, que le permitáis expresarse, que pueda opinar y discutir con vosotros de forma constructiva.

 

4. Cuando vuestro hijo hable es muy importante que pueda sentir cómo os interesa lo que dice. No le interrumpáis ni hagáis malas caras o gestos de desesperación. A vosotros tampoco os gustaría que él os lo hiciera. “Escuchar” no es simplemente “oír” lo que cuenta, sino que implica transmitirle que nos interesa lo que cuenta, que le estamos dedicando tiempo y le atendemos. Asiente con la cabeza, mírale, asegúrate de estar entendiéndole. Si tu hijo se acerca a contarte algo, es porque ya es importante para él. Sentirse aceptado en su opinión y en su expresión emocional le aliviará y fomentará la confianza entre vosotros. Le brindaréis así un espacio seguro. Si, en ese momento, no podéis hacerlo, emplázale para más tarde y, muy importante, búscale y cumple tu promesa de estar con él en lo que le preocupa.

 

5. Hablad de vosotros, de vuestras emociones, de lo que sentís y de lo que no os ha gustado. Utilizad mensajes en primera persona. Si le pedís respeto, también le tendréis que respetar. Aprended a no personalizar el problema, a no juzgar ni señalar continuamente a vuestro hijo y sus conductas.

 

6. Centraos en resolver lo que os preocupa. Expresad sentimientos y dirigid vuestra atención al mensaje educativo que queréis transmitirle.

 

7. Entrenad la comunicación asertiva junto a él, y recordad que sois su modelo de conducta y de comunicación relacional. Una comunicación sana y eficaz es cuando sentís que habéis conseguido conectar con vuestro hijo. Cuando fomentáis la libertad de expresar pensamientos y sentimientos, cuando apoyáis la autorreflexión, la confianza, el respeto, la honestidad, la responsabilidad y el crecimiento.

Un espacio mágico

La comunicación es uno de los cimientos sobre los que se apoya la familia y es una herramienta muy poderosa para encontraros, para diferenciaros, para reír y ser fuertes y para llorar y ser vulnerables. Es un espacio mágico y único entre vosotros, donde podéis promover en vuestro hijo una mayor aceptación de sí mismo, madurez y bienestar emocional. Fomentando, a su vez, su interés por dialogar y compartir.

Extraído del libro:

“La Adolescencia. 7 claves para prevenir los problemas de conducta”

Belén Colomina

Si quieres saber más, no te pierdas este vídeo

¿Ya practicas mindfulness? ¿cómo te ha ayudado a ti? ¿qué dificultades encuentras? Déjanos un comentario y comparte qué es lo que te funciona.

Educación mindful
TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Autora: Belén Colomina. Psicóloga

Artículos relacionados

Beneficios de la práctica del Mindfulness en niños

Beneficios de la práctica del Mindfulness en niños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *