7 consejos para surfear el estrés navideño

7 consejos para surfear el estrés navideño

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Autora: Imma Juan
Twitter: @intimind

¿Te estás estresando sólo de pensar en las próximas vacaciones? Si es así, no estás solo/a. ¡Pero no tiene por qué ser así! Te propongo cambiar tu enfoque, “ser” más y “hacer” menos. Ponte las gafas de ver con ojos de principiante, y comienza a sentirte más presente.

Estamos de lleno en una de las épocas más bonitas del año. Para algunos. Para muchos otros, es también de lo más estresante. Aunque no tengamos vacaciones, ya nos están diciendo por todas partes que, quieras o no, es tiempo de celebrar, regalar, compartir…que si, que puede ser muy bonito, pero esta época del año, para muchas personas se convierte en un suplicio. Cuando sentimos que nos imponen la alegría nos podemos convertir en una olla a presión de emociones difíciles. Busca tu antídoto para que no te ocurra. Al fin y al cabo, no hay obligación de vivir la fiesta pero tampoco puedes permitir que eso se convierta en lo contrario y te amargue.

Cómo actúa el estrés en tu cuerpo

“Estrés” es el término que se usa a menudo para describir la experiencia de enfrentar los desafíos y demandas de la vida. Es la respuesta global de nuestro cuerpo y mente a esos “factores estresantes”: desde el endurecimiento de los músculos, al aumento del ritmo cardíaco y respiratorio; la interrupción de los procesos digestivos, y una variedad de cambios cognitivos y emocionales, como el pensamiento lento; la concentración deficiente; la irritabilidad y la ansiedad.

Cuando el agente estresor se prolonga en el tiempo, la respuesta al estrés también se extiende en el tiempo y sus efectos se cronifican. Los signos de fatiga física y emocional comienzan a aparecer.

Se puede sobrevivir a todo esto tal y como te has demostrado en los últimos años, pero de lo que se trata es de llevarlo lo mejor posible, así que voy a ir al grano con esa pequeña lista de posibles estresores navideños y su correspondiente antídoto.

1. EL GRAN ANTÍDOTO: MINDFULNESS, LA ATENCIÓN PLENA.

Los seres humanos tenemos dentro de nosotros la capacidad de una calma y tranquilidad profundas, y una conciencia que refleja con precisión lo que está sucediendo en el momento presente. “Mindfulness” es un nombre para este estado de conciencia. La atención plena surge cuando prestas atención a propósito, sin juzgar, y de manera amistosa, permitiendo. Al prestar atención de esta manera especial a tu vida interior y exterior, momento a momento, puedes conectarte más profundamente con lo que está sucediendo. Es menos probable que te veas secuestrado por la urgencia de una reacción de estrés.

“Cuando sentimos que nos imponen la alegría nos podemos convertir en una olla a presión de emociones difíciles. Busca tu antídoto para que no te ocurra”

2. UNA PAUSA AL DÍA

Eso de que acabe un año nos afecta a todos. Parece que tomamos conciencia colectiva del FIN (cuando, en realidad, todo, todo, tiene un final. Ya sabes) y hay que parar máquinas porque sí (con el estrés consiguiente en el trabajo: hay que cerrar esto, aquello, terminar lo de más allá), hay que quedar con medio mundo y engullir como si tuvieras que acumular reservas para una hecatombe nuclear. Además está el tema de los regalos: que si quieres hacerlos hay que elegir, comprar…; que si no quieres hacerlos vas contracorriente; que si no puedes, ya es lo peor, sentirte fatal por todo lo que no te puedes permitir… En fin, demasiado estrés ¿no te parece?

Antídoto: Tómate un tiempo cada día para detenerte. Haz un stop. Mantente presente, contigo y con la vida, tal como es. Por ejemplo, durante 5 minutos 2 veces al día, deja a un lado todo lo que implique “hacer” y ponte en modo “ser”. Es posible que lo tengas que programar, como si fuera una reunión o una cita para almorzar con un amigo. Presta atención a las sensaciones de tu respiración y de tu cuerpo y permíteles fluir de forma natural, simplemente prestando atención a la experiencia.

Bonus extra:

Aprende a usar los tiempos de espera (en la cola del supermercado, en una consulta médica, en un semáforo…) como “tiempo libre”. Practica ser consciente, conectarte y estar presente llevando tu atención a esos momentos.

3. PERMISO PARA DECIR “NO”

Ya no te caben más compromisos. Has quedado con la gente del trabajo, con las amigas del colegio, con esos familiares que no pueden acudir a la cena de nochebuena. Tienes que programar comidas, buscar ofertas, comprar…

Antídoto: ¡Decide decir NO a algo! Sé consciente de que esta posibilidad existe y concédete espacio también para ti, para descansar un poco de tanta vorágine. Date permiso para decir “no” a las invitaciones, o para irte pronto de un evento. Esto te dará más tiempo y hará más flexible tu agenda. Además ganarás sensación de controlar algo más tu vida.

En estos momentos es más importante que nunca hacer pausas conscientes (punto 2), disfrutar de un baño, unos minutos de meditación, de escuchar una música que te guste y no hacer nada más.

4. LA ESPIRAL DE LA CULPA

De cara al inicio de un nuevo año empiezan las listas de buenos propósitos, cosas que quieres cambiar y deseos de mejora. Paradójicamente es la época más propicia para dejar de lado cualquier comportamiento relacionado con el bienestar y la salud. Cantidades ingentes de comida y bebida te asaltan a cada paso para tentar y romper todas esas buenas intenciones. Entras en una espiral de culpa con respecto a todo lo que quieres hacer y no estás haciendo.

 

Antídoto: La alimentación consciente (prueba con una de nuestras prácticas). Combina la moderación con no prohibirte nada. Contrarresta con amabilidad los pensamientos autodestructivos que te empujan a comer más porque te provocan ansiedad. Disfruta los platos especiales que se preparan estos días en todas partes. Si saboreas cada alimento y comes conscientemente es más difícil que te des un atracón.

5. ANSIEDAD FAMILIAR

El protagonista de la película “Familia” de Fernando León de Aranoa dice en un momento dado que “el que piense que es mejor estar solo que mal acompañado, es que nunca ha estado solo”. La familia es la familia. En general, las relaciones más duraderas que solemos tener. Por eso mismo, el pasado suele tener bastante importancia: viejas discusiones, rencores acumulados… La mayor parte del estrés y la ansiedad en torno a los parientes en estas fechas suelen ser anticipatorios: “seguro que mi cuñado sale otra vez con la bromita de siempre y no me hace ninguna gracia”, “como mi hermana vuelva a levantarle la voz a mi hijo…” Llegamos a las reuniones ya con la mochila llena y preparados para azuzar el fuego en lugar de reducirlo.

Antídoto: Haz un ejercicio de gratitud. Tómate el tiempo para dar un paso atrás y apreciar todo lo que tienes. Dale espacio a lo bueno que tienen estos días, el afecto que puedes dar y el que recibes.

6. EXPECTATIVAS DE PERFECCIÓN

Esta época del año está cargada de expectativas que nos hemos impuesto a nosotros mismos para que todo salga “bien”. Las cosas tienen que verse, gustar, sentir y ser de cierta manera. Empezamos a entrar en este espacio de la mente donde las cosas tienen que ser perfectas, lo cual, por supuesto, no es posible.Si quieres que todo resulte impecable, cualquier cosa que hagas la vas a sentir menos feliz. Te encaminas directamente a experimentar una gran decepción. Por lo tanto, la forma en que manejamos estas expectativas es lo que determina nuestro bienestar.

Antídoto: Sé amable contigo. Es mi mantra preferido. En estas fechas sobre todo, ten amabilidad y compasión (un pequeño “espíritu festivo”) para ti. Especialmente cuando no haces las cosas “a la perfección” o te olvidas de hacer algo que habías propuesto. Recuerda que la paz interior existe en cualquier momento del año. Aprende a conectarte y “estar” con lo que está aquí. Con el ahora. Esto te llevará a vivir más en tu propia quietud interior, independientemente de las circunstancias externas.

Estar presente es regresar a “tu verdadero hogar”.

Como dice THich Nhat Hahn

“El milagro no es caminar sobre el agua, sino hacerlo sobre esta Tierra”

7. SOLEDAD

Volvemos a las expectativas. ¿Cuáles son tus expectativas de recibir durante estas fiestas? Piénsalo bien, porque, según como sean tienes bastantes posibilidades de que no se cumplan. Entonces pueden ocurrir dos cosas:

  1. Empiezas a culpar a los demás porque no están a la altura de lo que esperas de ellos y les haces sentirse mal siempre que puedes
  2. Te sientes mal tú porque si no agasajan como esperas es porque no te aprecian suficiente, no eres lo bastante noséqué…etc,etc

Otra expectativa es la del tiempo que esperas pasar con los tuyos. Como en esta época “toca” organizar reuniones familiares, si en tu casa no ocurre por la razón que sea, se genera una sensación de soledad que no tendrías por estar solo cualquier otro día del año.

Antídoto: reflexiona sobre el significado de las vacaciones. Es fácil quedar atrapado en la versión comercial de lo que significa actualmente la temporada navideña. Pero para ti ¿Qué significado real tienen estas fiestas? Tómate el tiempo para reflexionar conscientemente sobre aquello que consideras que vale la pena cuidar.

7 CONSEJOS RESUMIDOS EN UNO: SIMPLIFICA TU VIDA

Busca maneras de simplificar tu vida, no solo durante las vacaciones sino también después. Por ejemplo, revisa todas esas rutinas, costumbres que arrastras año tras año: ¿Continúan teniendo un sentido para ti? Si es que sí, adelante. Si ya no te sirven, deshazte de ellos. Cámbialos por gestos, actitudes y acciones que te llenen en la actualidad, ahora.

Y tú ¿qué es lo que haces para superar esta época del año? ¿Nos lo cuentas?

Con todo el cariño y nuestros mejores deseos

Emociones amigas  |  Estilo de vida
TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Autora: Imma Juan
Twitter: @intimind

Artículos relacionados

5 TRUCOS MINDFULNESS PARA UNA RELACIÓN MÁS FELIZ

5 TRUCOS MINDFULNESS PARA UNA RELACIÓN MÁS FELIZ

11 trucos científicos para dormir rápidamente (además de mindfulness)

11 trucos científicos para dormir rápidamente (además de mindfulness)

7 consejos (súpersencillos) para empezar a meditar

7 consejos (súpersencillos) para empezar a meditar

  1. Linda Sánchez dice:

    Buenas noches, aunque lo considero propicio y muy acertado, quisiera una opinión objetiva, en cuanto a una disyuntiva personal. Precisamente, por lo de las fechas navideñas , casi siempre he viajado para estar con mis madre, pero este año está muy complicado viajar. Allí está la disyuntiva, querer es poder, pero siento que tengo que hacer un gran esfuerzo para viajar, que incluye un estrés inmenso. Pero me da como sentimiento de culpa, por no hacer ése sacrificio, por ellas que me dieron la vida y criaron. No sé si me explico, con tan poco detalles. De antemano muchísimas gracias y espero me puedan ayudar. Feliz noche.

  2. Julia dice:

    Muy buenos consejos !Felz Navidad

  3. Imma Juan dice:

    Te contestamos en privado Linda. Gracias por el comentario

  4. Imma Juan dice:

    ¡Feliz Navidad Julia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de Privacidad y doy mi consentimiento a intimind para el envío de su newsletter, novedades comerciales y/o nuevas promociones de sus servicios..