4 pasos para liberarse de los pensamientos negativos

4 pasos para liberarse de los pensamientos negativos

TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Autora: Imma Juan
Twitter: @intimind

Mindfulness te ayuda a clarificar tu visión de las cosas, a que la realidad que vives sea algo más objetiva. Para ello, hay que ser consciente de los sesgos y prejuicios con los que filtramos la vida. Cuando te sientas a meditar y observas con paciencia y amabilidad lo que ocurre en tu mente, en tu cuerpo, tus emociones... te vas dando cuenta de qué color es el cristal con el que afrontas tu día a día. Y lo que es más importante: te das cuenta de que ese no es el único color. ¿Podemos cambiar el color del cristal con el que vemos y vivimos el mundo?

Liberarse de los pensamientos negativos

Ni huir, ni rechazar, ni ocultar. Fíjate bien porque no se trata de ninguna de esas tres cosas. Hablamos de liberación. Una de las prácticas de mindfulness consiste en observar los pensamientos y lo hacemos para detectar cual es el patrón que siguen y valorar si se corresponden con una realidad o con una creencia adquirida.

Por ejemplo:

Cada vez que me enfrento a una tarea completamente nueva en mi trabajo pienso:

“No lo voy a poder hacer”.

Ni siquiera he comenzado pero ese pensamiento surge. Ese juicio global negativo.

¿Por qué pienso eso? ¿Qué base real hay para afirmar tal cosa? ¿Cómo afecta ese pensamiento a mi actitud, a mis ganas, a mi confianza en esos primeros pasos?

No es fácil contestar a estas preguntas. Requiere tiempo, paciencia, y amabilidad (esto es fundamental). Ese tiempo y esa práctica es mindfulness.

Así te vas dando cuenta de que muchos de tus pensamientos negativos no reflejan una realidad sino que son sólo una mirada más, un punto de vista de entre muchos otros posibles.

Maneras de pensar, costumbres

Las razones por las que nuestro cerebro crea patrones son muchas. Su principal objetivo es garantizar tu supervivencia, y con ese objetivo y a base de repetición, va construyendo carreteras, maneras de pensar. Llega un momento en el que, aunque una carretera no sirva para un momento dado está ahí, bien asfaltada para que te sea muy fácil transitarla. Todo un estilo de pensamiento que no te sirve (porque no soluciona nada) y que, además, te mantiene atrapado en el estrés, la ansiedad, la depresión, e incluso en conductas adictivas.

El psicólogo clínico Elisha Goldstein considera que esos estilos de pensamiento son trampas mentales.

Seguro que muchos te son familiares:

  • el catastrofismo (“Soy lo peor” “mi vida es un desastre” “esto es el fin”),
  • la culpa (“¿por qué he dicho eso? “Todo va a salir mal por esa palabra que he pronunciado en mal momento” “si yo no hubiera hecho eso todo habría sido distinto”),
  • la exageración de lo negativo (“no es malo, es horrible” “peor imposible”)
  • restarle importancia a lo positivo (“bueno, no es para tanto” “no soy tan bueno como dicen” “no está mal, pero podría ser mucho mejor”)
  • o simplemente los pensamientos negativos más comunes(¿Cuáles son los tuyos?).

Goldstein es co-fundador del “The Center for Mindful Living” (Centro para la Vida Consciente) en Los Ángeles. Es psicólogo, autor y orador y hace una síntesis de la psicoterapia tradicional y la atención plena (mindfulness) para lograr la curación mental y emocional. El Dr. Goldstein asostiene que tenemos el poder de transformar nuestros traumas y patrones habituales. Se refiere por supuesto, a los patrones que nos mantienen atrapados en ciclos perpetuos de estrés, ansiedad, depresión, o incluso adicción. En sus libros y conferencias ofrece estrategias prácticas para liberarse de las trampas y obtener paz interior.

¿No te pasa que, cuando más cansancio sientes peor ves las cosas? Cuando te despiertas en medio de la noche y no puedes conciliar el sueño ¿no son tus pensamientos tan oscuros como todo lo que te rodea en ese momento?

En situaciones como esas puedes tener la seguridad de que no estás pensando bien. El cerebro es muy sofisticado, somos seres inteligentes pero las neuronas también nos traicionan.

¿Podemos nadar contra la corriente, contra algunas tendencias dirigidas por una mente ansiosa?, ¿Podemos transformar las emociones negativas sin autoengaños?. No estamos hablando de eliminar pensamientos negativos sin más y porque sí. Hablamos de facilitar una mayor aceptación de uno mismo, desde la libertad y la paz interior.

La práctica de la libertad

Puedes hacer este ejercicio, elaborado por Elisha Goldstein. Cuando detectes una trampa mental o un pensamiento negativo común, en primer lugar para, inspira profundamente, y, desde ese espacio de atención plena, da los siguientes 4 pasos:

  1. Ponle nombre

Nombra el estilo de pensamiento o la creencia que estás teniendo y que no te sirve para nada (por ejemplo: comer compulsivamente, pensamiento catastrofista, mal humor…) Esto crea más consciencia y además las investigaciones del profesor David Cresswell también apuntan que estimula la zonas cerebrales donde se regulan las emociones

  1. Siéntelo

Reconoce cómo son los sentimientos en tu cuerpo: un nudo en el estómago, una obstrucción en la garganta, un estremecimiento… busca la sensación física que causa ese pensamiento o esa emoción. Esto nos pone en contacto con la realidad, en el presente. Afrontamos lo que hay y le dejamos espacio cuando, inconscientemente, nuestra tendencia sería que eso desaparezca lo más pronto posible.

  1. Suéltalo

Practica esta frase al ritmo de tu respiración: “Inspirando, soy consciente de mis sentimientos; espirando, suelto”. Lo complicado de esto es que hablamos de una materia muy escurridiza. Pensamientos y emociones son como una corriente subterránea constante. No te gustan y los paras pero saltan compuertas, reaparecen transformados, con más virulencia tal vez. Mindfulness te propone observar, ir dándote cuenta de cómo son realmente. Entonces, con más claridad y con menos miedo los puedes soltar. Dejar pasar.

  1. Redirígelo

Redirige tu atención hacia algo que sea saludable y/o más importante como para prestarle atención. Lleva este bienestar contigo a todos los momentos del día que te sea posible, centrándote en lo que realmente importa. Esta práctica se inspira en el trabajo basado en la evidencia MBCT, (mindfulness basado en la terapia cognitiva.)

Lo más importante es que es un proceso de aprendizaje. Esto significa que no medimos el éxito en función de si da resultado o no cada vez, sino que el objetivo es entrenar el cerebro para nombrar, reconocer, soltar y redirigir.

La maestría solo se alcanza con mentalidad de aprendizaje.

Como cuando aprendes a ir en bici, cuando practicas y repites, cada vez, tu cerebro convierte esto en algo automático.

¿Te animas a empezar con la práctica de la libertad? Cuéntanos cómo te va.

Emociones amigas  |  Neurociencia e Investigación  |  Salud y estrés
TwitterFacebookGoogle PlusLinkedin

Autora: Imma Juan
Twitter: @intimind

Artículos relacionados

¿Qué es mindfulness?

¿Qué es mindfulness?

12 errores frecuentes sobre mindfulness

12 errores frecuentes sobre mindfulness

Vuelta al cole: consigue tus propósitos con Mindfulness

Vuelta al cole: consigue tus propósitos con Mindfulness

  1. Amalia dice:

    Hola,

    Qué buen artículo explicaba puso brillante. Me he dado cuenta de que mi pensamiento a menudo llevan sus propias vidas. Me resulta difícil el manejo de ellos durante todo el día. Por lo tanto empecé a meditar con una o dos veces en el día. Y todo esto ayuda mucho. Gracias por compartir este artículo.

    Atentamente,

    Amalia

  2. Sonia Vegas dice:

    Quisiera empezar a leer mucho mas Salud y stres pues lo publicado esta excelente

  3. JOSE CORTES FLORES dice:

    EXCELENTE ARTICULO

  4. Imma Juan dice:

    Gracias Jose:))) Un saludo

  5. Imma Juan dice:

    Muchas gracias Sonia. Tu comentario nos anima a seguir publicando.

  6. Imma Juan dice:

    Gracias a ti Amalia. Como bien dices los pensamientos llevan su propia vida muchas veces y la meditación nos ayuda a discernir, a ver un poco más claro. Un cordial saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *